5 consejos para el mantenimiento de tus suelos laminados

Resistentes, limpios y con estilo. Así son los suelos laminados, cuya tendencia ha ganado muchos adeptos en los últimos tiempos, convirtiéndose en una alternativa óptima al tradicional parqué.

Las principales ventajas de los suelos laminados son su fácil instalación –no requieren de obras–, su sencillo mantenimiento y limpieza, así como la calidez que aporta a los ambientes. Además, son resistentes y se adaptan a todos los bolsillos.

 

A pesar de que son suelos fáciles de mantener y basta con pasarles una bayeta húmeda para limpiarlos, te damos 5 consejos para el mantenimiento de tus suelos laminados.

 

1. Suelos laminados: correcta instalación

Si quieres presumir de suelo laminado, lo primero que debes hacer es cerciorarte de que la instalación se haya realizado de forma correcta. Asimismo, asegúrate de que se ha estabilizado el producto y de que no hay humedad –punto crítico para los suelos laminados–.

Una vez realizado este paso, ya podemos proceder al mantenimiento y la limpieza del suelo para que luzca muchos años como el primer día.

 

2. Suelos laminados: mantenimiento y limpieza

Para el mantenimiento y limpieza diaria de tus suelos laminados lo más aconsejable es utilizar una mopa de microfibra o un aspirador con cepillo especial. En caso de manchas rebeldes, puedes recurrir a un limpiador potente de uso diario o bien a un kit de reparación para suelos laminados. Su modo de empleo es muy sencillo: debes diluir un tapón en 4 litros de agua, aplicar con una fregona limpia y bien escurrida, y dejar secar sin aclarar.

Puntualmente, también puedes fregar tu suelo laminado con una fregona bien escurrida y un poco de jabón neutro y, a ser posible, hacer las pasadas en dirección a la beta de la madera.

 

3. Suelos laminados: productos de limpieza específicos

Emplea productos específicos para suelos laminados poco agresivos: limpian bien y proporcionan un brillo mate satinado. Debes utilizarlos con una bayeta húmeda siguiendo las instrucciones indicadas. Hay muchos productos de limpieza abrasivos, y si se usan indebidamente, pueden llegar a quitar el lustre del suelo, especialmente cuando se utilizan en exceso.

Procura evitar estos productos:

  • Estropajos, nanas o cualquier abrasivo: pueden deteriorar la superficie del suelo al frotar para quitar la mancha.
  • Ceras y jabones: crean una capa y rayas opacas en el laminado que, una vez secas, son difíciles de eliminar y dan la sensación de suciedad.
  • Lejía y disolventes: pueden deteriorar el color del suelo con el paso del tiempo.

 

 

4. Suelos laminados: animales de compañía

Cada vez más personas comparten sus hogares con animales de compañía como pueden ser perros, gatos, hurones, etc. El amor por tu mascota no es incompatible con tener un flamante suelo laminado. En este sentido, los principales factores que pueden contribuir al deterioro del aspecto de tu suelo laminado son la orina, las pezuñas y las babas del animal. Pero si lo limpiamos enseguida no hay ningún problema. Hoy día existen en el mercado suelos que cuentan con tableros hidrófugos y tratamientos especiales en las juntas para evitar la filtración de humedad y líquidos. El problema surge cuando el líquido permanece un periodo de tiempo largo; es el caso de la orina que, con el tiempo, se vuelve más alcalina y corrosiva, llegando a equivaler a amoniaco diluido.

En cualquier caso, si la resistencia de tu suelo laminado es alta no debes preocuparte de las necesidades de tu mascota: lo podrá resistir sin problemas con un mantenimiento mínimo.

 

5. Suelos laminados: mobiliario

Pese a estar protegido con barnices que le confieren una mayor resistencia, el suelo laminado no deja de ser un material delicado. Por ese motivo, debemos prestar máxima atención al mobiliario, como como sillas, mesas y otros muebles con patas metálicas o ruedas giratorias y, así, proteger el suelo de rayaduras.

Colocar protecciones como almohadillas de fieltro, conteras o patines es una buena manera de aislar el metal y evitar el deterioro en la zona de uso a largo plazo.

 

 

Sin duda, el suelo es uno de los elementos del espacio que puede contribuir a crear un ambiente único y especial. Es, además, el escenario de buena parte de los momentos más importantes de nuestra vida. Por eso, es importante que tu suelo laminado sea acogedor, refleje tu estilo de vida y esté en perfectas condiciones. Si tomas nota de estos consejos, tu suelo laminado podrá durar como nuevo… ¡hasta 25 años!

La entrada 5 consejos para el mantenimiento de tus suelos laminados se publicó primero en Blog en tendencias en cuartos de baños- Grup Gamma.

Los comentarios están cerrados.