Guantes de protección laboral, manos a salvo

Garantizar la seguridad de los trabajadores

Una protección laboral adecuada debe ser un aspecto prioritario. Sobre todo en trabajos que implican algún riesgo o dificultad; como soldadores, trabajadores de industria química, trabajos mecánicos o trabajos relacionados con el sector de la construcción. Ropas, gafas, guantes y un calzado adecuado son algunos de los elementos que hay que considerar para garantizar la seguridad de los trabajadores.

Hace un par de meses os hablábamos en este blog sobre la importancia de un calzado adecuado para evitar accidentes en el trabajo. En el post de hoy vamos a ver qué características y requisitos deben tener los guantes de protección laboral. Porque proteger las manos en el trabajo es prioritario; sobre todo de productos químicos o corrosivos; de descargas eléctricas y de golpes que puedan dañar seriamente las manos de los trabajadores.

A la hora de escoger los guantes de protección laboral es importante tener en cuenta cuál es su función y el material que más conviene para cumplir con su funcionalidad. Y es que no serán iguales unos guantes destinados a proteger las manos de golpes –por ejemplo para mozos de almacén en carga y descarga- que unos guantes para trabajos que impliquen contacto con sustancias químicas. Para garantizar mejor la eficacia de los guantes, es importante que la talla se corresponda con la necesitada por cada trabajador.

Material en función del uso

Los guantes de látex son flexibles, elásticos e impermeables al agua. Presentan buena resistencia mecánica y al frío. Este tipo de material no se aconseja para grasas, aceites y disolventes. El nitrilo también es un material muy usado en los guantes de protección laboral. Muy resistente a la abrasión y la perforación, el nitrilo rechaza grasas y aceites; aunque no es apto para trabajos que impliquen contacto con cetonas, ácidos y alcoholes.

Otro material para guantes es el neopreno. Su principal ventaja frente a otros materiales es su alta resistencia al calor y las abrasiones. Repele aceites, grasas e hidrocarburos pero no se aconseja su uso con disolventes clorados. El pvc tiene buena resistencia mecánica y al frío, además rechaza ácidos e hidrocarburos. Es el material indicado para trabajos que impliquen contacto con productos químicos agresivos. Microporoso y muy elástico, el poliuretano es un material que se caracteriza porque mantiene la sensibilidad de la mano. Además de una óptima resistencia a la abrasión y al desgarre.

Si necesitas usar guantes en tu trabajo no te los quites. Ya ves que cumplen una función primordial a la hora de proteger tus manos y salvaguardar tu integridad en el trabajo.

No hay comentarios

Agregar comentario